Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Miércoles, 5 de noviembre de 2014
EDITORIAL

Mobbing a ARRELS y sentencia del Tribunal Constitucional

El lunes El Confidencial publicaba la siguiente noticia: “El TC pone coto al 'mobbing' a medios no afines a través de la publicidad institucional”. 

 

Las malas prácticas en la contratación pública que por doquier se denuncian estos días en España también afectan a los medios de comunicación, en muchas ocasiones apartados de la publicidad institucional de la Administración simplemente por ser críticos con el poder local, autonómico o nacional.

 

El Tribunal Constitucional acaba de publicar una sentencia en la que ampara a una emisora de la Cadena SER excluida de las campañas durante un lustro pese a ser líder de audiencia en su ámbito territorial. La damnificada, Radio Castelló, comenzó su periplo judicial por la vía contencioso-administrativa en 2009, después de no ser receptora de ninguna campaña publicitaria por parte del Ayuntamiento de Burriana durante cinco años pese a ser la frecuencia más escuchada en la provincia. Tras pasar por las instancias preceptivas, el caso recalaba en el Constitucional, que a principios de octubre estimaba el recurso de amparo interpuesto y declaraba que había sido vulnerado el derecho fundamental a la igualdad ante la ley de la demandante (artículo 14 de la Constitución) en relación con la libertad de información (artículo 20.1 de la Carta Magna).

 

La decisión provoca un trato desigual, que, “sin razones aptas conocidas, limita a una parte muy representativa de ciudadanos la información que aquel ente público considera necesario transmitir, y a la recurrente sus fuentes previsibles de financiación”. El fundamento jurídico que prevalece impone un “reparto equitativo de la publicidad conforme a la legalidad vigente, con criterios de transparencia e igualdad, evitando conductas discriminatorias y asegurando la eficaz garantía de la libertad y de la independencia de los medios”.

 

José Ramón Chaves, magistrado en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia asegura confiar en que, “como antídoto a la epidemia de corrupción, la aplicación de la Ley de Transparencia, los Códigos de Buen Gobierno y la revalorización del servicio público, se destierren tan perniciosas prácticas”. Difícil ponerle objeciones.

 

La misma práctica está realizando el gobierno local del PP con ARRELS. Desde hace más de dos años ARRELS está excluido de la publicidad institucional del Ayuntamiento de Onda, a pesar de ser el medio escrito local con más difusión, por considerarnos críticos con el poder local y no doblegarnos a la manipulación informativa. Otros medios son receptores de toda la publicidad como agradecimiento a su sumisión.

 

Esta semana el alcalde Salvador Aguilella saca pecho de ejemplaridad en un escrito en su blog a propósito de la corrupción en su partido. Citando sus palabras, “intente treballar des de l’exemplaritat i obligue també a fer-ho als meus companys. Som gent honesta, responsable i transparent. I si alguna vegada algú no ho arribara a ser, podeu tindre la seguretat que serem implacables”.

 

Recogiendo el guante de sus palabras le recordamos que poco ejemplar, honesto, responsable y trasparente es aquel que utiliza los recursos de manera partidista, en beneficio propio y de su partido con conductas discriminatorias y quebrando las reglas de igualdad.

ARRELSonline.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress